En educación también podemos

El libro “Prefiero morir a estudiar”